¿Qué es el entendimiento?

Soy un recurrente lector de la Biblia, a pesar de haberme distanciado de mi Parroquia por mi apoyo incondicional en torno al aborto y el matrimonio igualitario. Hace poco más de un año reflexionaba con amigos un pasaje del Antiguo Testamento, el capítulo 1 del segundo libro de las Crónicas. Al ver la comparativa hay una discrepancia importancia sobre lo dicho y cada palabra tiene un significado similar pero no equivalente.

Ante mi curiosidad sobre el pasaje me dediqué a investigar ciertos sucesos históricos entre los siglos XVI y XVIII que dan un poco de luz al respecto de las ediciones y diversas interpretaciones, la imprenta de Gutenberg que genera una revolución en el acceso a la lectura, las Reformas y Contrarreformas cristianas sobre quién podía acceder a la Biblia e interpretarla, un panorama sobre dónde hay una ruptura del monopolio católico y una apertura hacia el mundo laico. Esto marca el establecimiento, en la costumbre, de un símbolo de laicismo y libertad de acceso a lo divino.

El texto bíblico narra el ascenso de Salomón como Rey del pueblo de Israel para gobernarlo, los holocaustos en honor a Dios y su subsecuente encuentro ante Él en la noche. Es en esa conversación que Salomón ante la concesión del todopoderoso pide los dones de la sabiduría e inteligencia para poder gobernar a su gente. Dios sorprendido por la humildad del pedido decide darle riquezas y prosperidad pero también concederle sabiduría y entendimiento. Ahí surge cambio sutil del segundo don, dado que se avanza sin réplica ni duda hasta el anuncio de la construcción del primer Templo.

Hay un pedido sencillo con una respuesta acorde con una leve modificación al mismo. Remitiéndome a la versión Reina Valera, biblia estándar de la iglesia protestante, ahí pide “sabiduría y ciencia” y Dios responde acorde sin cambios. Ahí entra el rol del Protestantismo representado en Lutero, la biblia accesible a todos y en lengua vulgar, y la influencia de la traducción griega sobre el texto (no del hebreo). Sumar la arbitrariedad del traductor uno puede revisar la versión en inglés y ahí dice “wisdom and knowledge”, sabiduría y conocimiento.

Por último pasé a una biblia de la Ortodoxia Judía, ahí pide jojmá y biná, sabiduría y entendimiento. Comparando con la primera versión analizada surge que es una traducción del texto original del hebreo sin intermediarios ni otros idiomas.

Aún el texto original católico utilizado como base de comparación carece de las referencias interpretativas hebreas más allá de indicar que se traduce del hebreo y ya no de otros idiomas como el griego, y sólo deja la pista de esta última al mencionar “entendimiento”. En el sentido original hebraico este es un entendimiento intuitivo, una contemplación, es la cantera tallada por la luz de la sabiduría.

Saliendo de las referencias religiosas, en nuestro diccionario del español, la principal definición de entendimiento es “potencia del alma, en virtud de la cual concibe las cosas, las compara, las juzga, e induce y deduce otras de las que ya conoce”. Agrega incluso una interpretación aristotélica, la cual declara “el que ilumina las cosas y las hace inteligibles”. De ahí el buscar qué es entonces entender encuentro que es “tener idea clara de las cosas”, “saber con perfección algo”, “conocerse, comprenderse a sí mismo”.

Así, me doy cuenta que esa palabra ”entendimiento”, borroneada y cambiada durante siglos, fue y es una lucha de muchos, pero es también una lucha individual, por conocerse y por obtener la libertad de acceder a ese don. Acceder a la luz y trabajar con ella. 




Entradas populares de este blog

Se vienen las primarias

About Adaptation

Empleo Público en Argentina